Te contamos los secretos de contar historias emocionantes.

Contar Historias (story telling)

El stroy telling en realidad es algo que ha estado presente en el desarrollo de la humanidad desde sus inicios, solo falta con mirar un poco más de cerca la historia para resaltar que aquellos grandes personajes que hoy son protagonistas en los libros, museos, reproductores de música, cine etc. Ocupan estos lugares debido a su habilidad para crear y contar historias, no es necesario ir tan lejos para tomar algunos ejemplos donde alguien con habilidades de story teller se llene de beneficios. Todos conocemos a un chico o chica que en las reuniones con los amigos deja a más de uno con la boca abierta y es el centro de atención producto de la habilidad para revivir sus atrevidas o cómicas anécdotas. Por lo general estos personajes siempre terminan con la chica/o más atractivo/a o son los que hacen más amigos en la fiesta. O que tal ese profesor por el que tenemos infinito aprecio y respeto que durante todas las clases explicaba sus charlas empleando anécdotas donde el tema central de la clase era la base para comprender el porqué de las cosas que contaba. Por lo general seguimos recordando sus enseñanzas.

Historias interesantes

Cuando se cuenta una historia la narrativa genera un fuerte lazo afectivo, que de ser bien dirigido puede terminar pulsando en el botón comprar de nuestro sitio web, en Quickin sabemos que el que cuenta la mejor historia siempre es el que gana, pero para que esto suceda la historia debe llegar a las personas en el canal y lenguaje adecuado, justo en el momento indicado. A los clientes les encanta que les hablen en su propio idioma y es un error habitual en muchas que se esfuerzan en vender utilizando sus propios términos y canales sin haber echado un vistazo a los lugares donde sus clientes comparten y obtienen información, además del lenguaje que utilizan.

El contenido debe ser claro en su estructura y tener un lenguaje directo, sencillo, positivo y fácil de recordar. Para lograr hilar unos fuertes lazos emocionales te recomendamos unos elementos muy útiles para que tengas en cuenta la próxima vez que te sientes a escribir tus contenidos y a definir las historias que transmitirán los valores de tu marca.

1 Conflicto alrededor del tema central: la naturaleza en realidad es simple, si te fijas en todo encontrarás una lucha de contrarios, existe el día y la noche, el fuego y el agua, frio y calor, cargas positivas y negativas, luz y oscuridad, amor y odio, alto y bajo, el malo y el bueno. Valerse de estos conflictos universales ayuda a mantener una tensión y emoción que permite involucrar al receptor más fácilmente con el tema central.

2. Anécdotas que le suceden a una persona común: Revivir recuerdos en las mantiene el interés de las mismas, utilizar elementos en común con la audiencia hace que sigan y sigan leyendo. Por ejemplo contar historias en situaciones familiares que recuerden etapas de la niñez, juventud o logros que muchos tienen como terminar la escuela o obtener la licencia de conducir.

3. Estructura: Toda historia tiene un inicio, un punto donde ocurre el conflicto y se genera tensión y necesidad, y luego desarrollar la idea hasta el final donde es justo ofrecer una solución, paz, un vencedor.

4. Personaje principal: En realidad no existen historias sin protagonistas, puede ser una persona normal, tú marca, un producto, un animal, cualquier cosa… Lo importante es que logres que la audiencia se conecte con el personaje y comprenda su posición y relación con el tema central.

5. El consejero o amigo del personaje principal: Así como Batman cuenta Robín y Moisés con su hermano para hablar enfrente del faraón tu personaje principal puede contar con una mano derecha que lo aconseje, ayude, y genere esperanza a los momentos de tensión durante la historia.

6. El villano: Atrás hablamos de Batman. Pero que sería del murciélago sin la tensión y desafíos que genera el luchar contra un muy bien caracterizado contrincante como el Guasón, es importante tener un personaje o elemento que represente y sea el desencadenador de tensión en tus historias, un ejemplo el mal clima que retrasa un avión o una carta que se pierde en su proceso de entrega debido a una banda dañada.

7. El final que todos quieren: Sí bien es cierto que cuando comenzamos a ver una película ya sabemos cómo va a ser el final, existe un pequeño gusanito que nos mantiene concentrados hasta los créditos, porqué lo único que aquel bichito quiere es ver el final, a él no le importa que ya sepas como va a ser. Así que procura darle siempre al gusanito de la gente lo que quiere.

Ten presente que a la hora de comunicar el mensaje que deseas se vean reflejados la personalidad y conceptos de tu marca, pero procura hacer especial énfasis en comunicar el o los valores únicos de tu marca. ¿Qué te hace diferente a los demás?
Sí logras estructurar una historia, manejando la sencillez y el lenguaje de tus clientes y además tienes en cuenta los elementos que te mencionamos tendrás a tus consumidores interesados en tus contenidos y comprenderán más fácilmente la razón de ser de tu marca.

Por Juan Bernardo Puentes J. Brand manager en Quickin.